Sylvia Guantay

/Tag: Sylvia Guantay

Yoga para embarazadas y post parto

By | 2018-12-03T14:34:41+00:00 lunes, 26 noviembre, 2018|Embarazo|

Entrevistamos a Sylvia Guantay, profesora de yoga, quien en una amena charla nos introdujo a lo importante y beneficiosa que es la práctica de Yoga en el embarazo y en el post parto.

¿Es cierto que la práctica del yoga es considerada una de los mejores actividades físicas para hacer durante el embarazo? Qué beneficios trae?
Practicar yoga durante el embarazo nos activa la energía que nos confiere la fuerza para dar a luz. En estas practicas trabajamos con los ejercicios mas suaves y más seguros del yoga. Practicamos para ser mas conscientes de la respiración, el cuerpo y la mente, permitiéndonos así entrar en armonía con el embarazo.
La vida toda está condicionada por el ritmo y la amplitud de la respiración.
• Entonces aprendemos el control de la respiración.
• El conocimiento de los propios mecanismos físicos y psíquicos.
• Afinamos la comprensión y la sensibilidad.
• Podemos evitar la preeclampsia (que es una complicación del embarazo relacionado con el aumento de la presión sanguínea).
• Las posturas se orientan en el sentido de la expansión y el bienestar. Las posiciones mas cómodas son las que abren el diámetro de la pelvis y reducen la presión lumbar.
•  Eliminamos las tensiones, por la mala postura general, que posiblemente traíamos de antes del embarazo, por distintos mecanismos, hábitos y bloqueos. Y pensamientos también que nos ponen más ansiosas.

Y asi eliminamos el stress, tonificamos el cuerpo, la musculatura, adquirimos flexibilidad y mejoramos también la circulación.
En las asanas (posturas) trabajamos con la respiración y tomamos conciencia del eje vertebral , lo que constituye el eje de sostén , el hilo conductor para colocar la conciencia en la realidad del aquí y ahora .
Estas clases de yoga, nos permiten parar y reflexionar, ser mas intuitiva. Y sentir a un nivel profundamente instintivo la conexión psíquica que hay entre la mama y el bebé que lleva en su seno.
Esta conexión es como un canal abierto de comunicación, que puede hacerse más consciente cuando la madre se sienta en silencio y conecta con su centro interior al practicar yoga.

¿Hay contraindicaciones?
Es indispensable la indicación o permiso del médico para comenzar la práctica de yoga, como cualquier otra actividad física.
Hay que evitar técnicas de yoga que requieran mucho esfuerzo.
En este curso de yoga para embarazadas, evitamos posturas que compriman el vientre, o q requieren mucho estiramiento.
No hacemos posturas invertidas. Ni tampoco posturas acostadas (siempre usamos un respaldo alto).
No hacemos torsiones muy profundas.
Se interrumpe el ejercicio si hay hemorragia vaginal o perdida de algún liquido. Si hay dificultad o esfuerzo para respirar. Si hay dolor de cabeza, mareos, molestias en el pecho, excesiva hinchazón o dolor en las pantorrillas. Dolor abdominal. Visión borrosa, contracciones (esperamos que pasen) o reducción del movimiento fetal.
Yoga para Embarazadas

¿En cualquier trimestre se puede hacer yoga?
Depende de lo que indique el médico. Según como sea el embarazo. En la mayoría de los casos se indica comenzar en el segundo trimestre. Porque en el primer trimestre el feto se esta asentando. Pero si se trata de alguien que practicaba alguna actividad física con regularidad, probablemente no tenga ningún problema.
Pero en el primer trimestre se puede hacer meditación y ejercicios de relajación y aprender a respirar correctamente.
En el segundo trimestre ya se puede comenzar con las asanas. Siempre teniendo en cuenta como cada una se siente en el transcurso del embarazo. No es igual para todas. En esta practica es importante el tiempo de descanso entre las posturas y ejercicios. Algunas mamas vienen hasta quince días antes del parto y otras vienen hasta cuatro días antes del parto.

¿Recomendás su práctica en el post parto?
En el puerperio (las primeras seis semanas) no es recomendable practicar asanas. Y para algunas mamas, los primeros dos meses.
El organismo se está reacomodando. Y hay un excesivo cansancio por la demanda del bebé.
Pero si es recomendable, para recuperarse, sentarse diez minutos al día para hacer meditación y ejercicios de respiración. Y así tomar energía para cuidar al bebé. La meditación influye directamente a nuestro sistema nervioso, y calma nuestro organismo , y así también prevenimos la depresión post parto.
La musculatura del suelo pélvico se ha debilitado durante el embarazo y el parto, y hay ejercicios y posturas para trabajarlo. Ejercicios que se trabajan con la respiración, y así el proceso de recuperación es mas rápido y más consciente.
Después de un tiempo de trabajar el suelo pélvico se pueden incluir en la práctica ejercicios que lleven esfuerzo abdominal.
Para lograr una postura correcta, para sostener al bebé, y no llevar la tensión a los hombros y el cuello.

Charla Gratuita sobre Yoga para el embarazo y post parto, inscribite aquí