Hacé respetar tus derechos de mujer embarazada

//Hacé respetar tus derechos de mujer embarazada

Hacé respetar tus derechos de mujer embarazada

Esto que les voy a contar es algo que me pasó hace varios años, quien escribe esto lucía prominente panza de embarazo avanzado. Fila de supermercado, más precisamente la de prioridad embarazadas, pido a la cajera con un poco de timidez si me puede atender cuando se desocupe, y dos voces casi al unísono saltan “yo también estoy embarazada” y la otra persona “ yo también”. La verdad me dí vuelta sintiéndome una desubicada total, pero para mi sorpresa… y para no hacerla más larga, era obvio que ambas cometian una pequeña (?) mentira.

Los derechos de toda mujer embarazada deben ser respetados y debemos hacerlos respetar.
En los transportes públicos hay señalizados los asientos en los que se tienen prioridad. En los bancos, filas de supermercados, cadenas de farmacias hay también prioridad de atención, porque ignorarlos?
El embarazo no es una enfermedad pero eso no significa que necesitás cuidarte más, que la panza pesa y no es cómodo ni insignificante estar largo rato de pie, que una frenada puede golpear tu panza etc.
En Diciembre del 2.008 se sancionó en la Ciudad de Buenos Aires la Ley 2.982
Art. 1°.-
Todos los establecimientos públicos dependientes del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los establecimientos privados en el ámbito de la misma que brindan atención al público a través de cualquier forma y/o modalidad deben garantizar la atención prioritaria a mujeres embarazadas, personas con necesidades especiales o movilidad reducida transitoria y personas mayores de sesenta y cinco (65) años, sin otro requisito que demostrar su edad con un documento de identidad válido.
Artículo 2°.- Se entiende por prioritaria a la atención prestada en forma inmediata evitando ser demorado en el trámite mediante la espera de un turno.

La mejor manera de cuidarnos es saber que derechos tenemos y saber que tenemos que hacer respetarlos.

By | 2013-05-27T09:37:11+00:00 lunes, 27 mayo, 2013|Maternidad|0 Comments