Crianza

/Crianza

La crianza es un tema de dos

By | 2018-07-13T09:48:58+00:00 viernes, 13 julio, 2018|Crianza|

Hace ya varias semanas una carta, sencilla y sentida carta, de una mamá bloguera estadounidense se hizo viral.
Como poder maternar sin ayuda, estando en pleno siglo XXI todavía hay que pedir auxilio para compartir las tareas de crianza y llevar adelante la vida familiar.
Los roles madre – padre marcados de tal modo que las mujeres madres maravilla abundan, ocupándose de todo y dispuesta siempre para todos.
Conciliar vida laboral y maternidad no es fácil, como tampoco resulta sencillo que los cuidados hacia nuestros hijos recaigan solamente en una espalda, la materna.
Compartimos la carta que podría haber sido escrita por tantas otras mamás.

Querido marido,

Necesito. Más. Ayuda.

Anoche fue difícil para ti. Te pedí que vigilaras al bebé para que me pudiera ir pronto a la cama. El bebé estaba llorando. En realidad, estaba quejándose. Le podía escuchar desde la planta de arriba. Se me hizo un nudo en el estómago solo de escucharle, pensando si debía bajar y aliviarle o cerrar la puerta para conseguir las horas de sueño que necesitaba desesperadamente. Elegí lo segundo.
Tú entraste en la habitación 20 minutos después, con el bebé aún llorando frenéticamente. Pusiste al bebé en la cuna y, con cuidado, empujaste la cuna más cerca de mi lado de la cama, un claro gesto de que habías terminado de vigilarle.
Quise gritarte. Quise empezar una pelea épica en ese mismo momento. Llevaba vigilando al bebé y al niño todo el maldito día. Lo mínimo que podías hacer era cuidarle un par de horas por la tarde para que intentase dormir.
Solo unas pocas horas de valioso sueño. ¿Es tanto pedir?
Sé que los dos hemos visto a nuestros padres seguir los roles clásicos de madre y padre cuando crecimos. Nuestras madres eran las principales cuidadoras y nuestros padres estaban relativamente liberados. Eran padres excelentes, pero no se esperaba que pasaran tiempo cambiando pañales, alimentando y cuidando a los niños. Nuestras madres eran las supermujeres que mantenían la dinámica de la familia. Cocinando, limpiando y criando a los niños. Cualquier ayuda del padre era bienvenida, pero inesperada.
Veo que estamos cayendo en esta dinámica familiar cada día más. Mi responsabilidad de alimentar a la familia, mantener la casa limpia y cuidar a los niños se da por hecha, incluso cuando llego de trabajar. Me culpo de la mayoría. He sentado el precedente de que puedo hacerlo y la verdad es que quiero hacerlo. No te ofendas, pero no estoy segura de que quiera saber qué pinta tendría una semana de cenas hechas por ti.
También veo a mis amigas y otras madres haciéndolo, y haciéndolo muy bien. Sé que tú también lo ves. Si ellas lo consiguen y nuestras madres también, ¿por qué yo no?
No lo sé.
Quizá nuestros amigos están actuando en público y en realidad se pelean. Quizá nuestras madres sufrieron durante años en silencio y ahora, 30 años después, simplemente no recuerdan lo duro que era. O quizás, y esto es algo por lo que me reprendo a mí misma todos los días, no estoy cualificada para este trabajo como las demás. Y por mucho que me rebaje solo pensarlo, voy a decirlo: necesito más ayuda.
Un parte de mí siente que pedirlo es un fracaso. Lo que quiero decir es que sí ayudas. Eres un padre impresionante y haces un trabajo genial con los niños. Y, además, esto me debería salir solo, ¿verdad? Instinto maternal, ¿no?
Pero soy un humano, estoy funcionando con cinco horas de sueño y estoy cansadísima. Te necesito.
Por las mañanas, necesito que prepares al mayor para que yo cuide del bebé, prepare comida para todos y tome una taza de café. Y no, preparar al mayor no significa colocarle delante de la televisión. Significa asegurarse de use el orinal, de que se tome el desayuno, comprobar si quiere agua y preparar su mochila para el colegio.
Por la noche, necesito una hora para despresurizar en la cama sabiendo que el mayor está dormido en su habitación y tú estás cuidando al bebé. Sé que es difícil escuchar al bebé llorando. Créeme, lo sé. Pero si yo puedo vigilar y tranquilizar al bebé la mayor parte del día, tú puedes hacer una o dos horas por la noche. Por favor. Te necesito.
Los fines de semana necesito más descansos, momentos en los que pueda salir de casa por mi cuenta y sentirme como un individuo. Aunque solo sea un paseo por el barrio o ir a hacer la compra. Y algunos días, cuando he organizado clases de natación y quedadas para que los niños jueguen y parece que tengo todo bajo control, necesito que me eches una mano. O proponerme que yo me tumbe mientras ellos se echan la siesta. O empezar a limpiar los platos sin que te lo tenga que pedir. Te necesito.
Últimamente, necesito escuchar que agradeces todo lo que hago. Quiero saber que te das cuenta de que la colada está hecha y una cena deliciosa ha sido preparada. Quiero saber que valoras que dé el pecho a todas horas y que la extraiga mediante bombeo mientras trabajo, cuando sería más fácil para mí darles leche artificial. Espero que te des cuenta de que nunca te pido que te quedes en casa cuando tienes algún partido. Como madre, está asumido que debo estar en casa a todas horas y siempre disponible para cuidar a los niños mientras estás fuera. Y sé que alimento esa idea estando, bueno, pues en casa.
Sé que no es como lo hicieron nuestros padres y odio pedirlo. Ojalá pudiera hacerlo todo y que parezca que no me cuesta ningún esfuerzo. Y ojalá no necesitase reconocimiento por hacer cosas que la mayoría de las personas piensan que debe hacer una madre. Pero estoy mostrando una bandera blanca y admitiendo que soy humana. Te estoy contando cuanto te necesito y si sigo a este ritmo me voy a romper. Y eso te haría daño a ti, a los niños y a nuestra familia.
Porque, afrontémoslo, tú también me necesitas.

Celeste con sus dos hijos

FUENTE: Diario La NACIÓN

Permitirse pedir ayuda

By | 2018-07-03T16:50:01+00:00 martes, 3 julio, 2018|Crianza|

Ser mamá no es un camino sin dificultades, a pesar que muchas veces prefiramos negarlo.
Cuando nace el bebé, varios cambios considerables son vividos por la reciente mamá. Desde no tener esa panza adorada que la acompañó durante meses, cambios hormonales y emocionales de la gran responsabilidad de tener un bebito que depende 100% de ella misma, del cambio que eso implica en la vida diaria de la mamá, de no saber ciertas cosas que parecen ”que se deben saber” como poner un pañal, saber porque llora el bebé, limpiar el cordón, alimentarlo.

Permitirse pedir ayuda

Todo de a poco se va aprendiendo, disfrutando, sabiendo. El comienzo es un torbellino que al pasar las semanas se va relajando y serenando.
Pedir ayuda, tener gente cercana que nos dé una mano en cosas puntuales y sencillas como pedirle a la abuela si nos puede cocinar y tener algo rico para comer en la noche, que una amiga nos visite, charlar un rato y hasta aprovechar que está para bañarnos tranquilas, si tenemos más chicos, dejar con alguien de confianza al bebé y organizar algún programa, aunque sea corto, con nuestros otros hijos, y porqué no un café con nuestra pareja en un lugar cercano a casa.
También acercarnos a mamás que estén viviendo una etapa similar a la nuestra puede ser muy rico y contenedor. Compartir experiencias y vivencias en espacios de grupos de postparto coordinados por profesionales idoneos.
Solas, todo no podemos. Si nos sentimos sostenidas, si estamos acompañadas y queridas vamos a poder sostener mucho más a nuestro bebé, que tanto necesita de nosotras.

¿Con quién dejo a mi bebé?

By | 2018-06-25T18:09:24+00:00 lunes, 25 junio, 2018|Crianza|

Una de las más grandes disyuntivas cuando tenemos un bebé es pensar quién cuidará nuestro hijo cuando retomemos el trabajo.
No solo pensar hay que resolver este dilema de la mejor manera, pensando principalmente en el bienestar de nuestro hijo.

Muchas veces lo mejor para nuestro hijo podría no serlo para nosotros, por ejemplo por cuestiones económicas y por otro lado también puede pasar que repetir “fórmulas”, en el caso de ya tener hijos y haber pasado por una situación similar no siempre puede ser lo más efectivo.

Las tres opciones más comunes son: jardín maternal,  niñera y abuelos o algún otro familiar u amigo.

Si nos inclinamos por la primera opción, la mayoría de los maternales reciben bebes desde sus 45 días de vida. Deberíamos comentarle al pediatra si es recomendable para nuestro bebé la concurrencia al jardín de tan pequeñito, ya que en el caso de prematuros, no es recomendable hacerlo.
El pediatra nos asesorará sobre vacunas no obligatorias pero quizás indicadas para evitar posibles contagios, ya que es sabido que el estar con otros niños genera más posibilidades de enfermarse.

Al buscar jardín, pensar que es más conveniente si cerca de casa o del trabajo. Que esté cercano al lugar donde trabajamos puede resultar muy positivo para seguir con la lactancia. La hora de almuerzo o la hora de lactancia pueden ser momentos de acercarnos al jardin, estar con nuestro bebé y amamantarlo. Recorrer varios jardines, pedir referencias a conocidos, compañeras de trabajo, colegas. Observar limpieza, cantidad de niños por sala, materiales de juego, calidez del personal tanto maestras como directivos, medidas de seguridad, como actúan en caso de emergencias.
La ventaja de un jardín es la estimulación que los niños reciben, en general son más autónomos lo que favorece a su desarrollo.

Si nos decidimos para que se quede en casa a cargo de nuestra empleada o contratando niñera, tenemos que tener la plena confianza y poder irnos de casa tranquilas sabiendo que nuestro bebé va a estar atendido y cuidado con cariño.
La ventaja es que estará en su entorno, sin movilizarse en días frios, en su hogar.

Si nos decidimos por un familiar como nuestra madre o suegra, tendremos más seguridad de buen cuidado por el lazo familiar que la une con el bebito, pero deberemos poner en claro ciertas pautas de antemano para evitar posibles choques. Tanto de límites, rutinas que como mamás implementamos con el bebé, horarios que queremos que lo cuide, donde estará el bebé si en nuestra casa o en la de la abuela, si le pagaremos y de qué forma etc.

Sea la opción elegida, siempre tené en cuenta un plan B, es decir, qué pasará si nuestro bebé se enferma y va al jardín, o falta un día la empleada o nuestra mamá tiene que ir al médico y no puede cuidar al bebé. Es mejor prever posibles situaciones en caso en que ocurran.

Extensión de la licencia por paternidad

By | 2018-06-15T11:14:32+00:00 viernes, 15 junio, 2018|Crianza|

Sabías que en nuestro país la licencia por paternidad es la que menos días tiene de la región?
Sólo 2 días son los disponibles por ley para que los varones tengan cuando se han convertido en padres.
Por esto, UNICEF ayer hizo un llamamiento para la extensión de la licencia por paternidad en Argentina. Desde el organismo proclaman que:¨ La brevedad de la licencia afecta al vínculo de los papás con sus hijos en la primera infancia¨.
Extensión de la licencia por paternidad

En la mayoría de los países sudamericanos los padres cuentan con un promedio de 10 días de licencia.
Por otro lado la actual legislación, la cual tiene muchísimos años, no contempla a padres adoptivos ni parejas del mismo sexo.
UNICEF afirma que: ¨Cuando el padre se vincula con el bebé desde el comienzo tiene mayores posibilidades de desempeñar un papel más activo en el desarrollo de su hijo¨.
Los países con licencias remuneradas más extensas son: Alemania, Cuba, Finlandia, Islandia, Noruega, Corea del Sur y Suecia.
Desde UNICEF concluyeron que ¨las licencias más extendidas promueven mejores relaciones padre – hijo, contribuyen a modificar los estereotipos y a reducir la desigualdad de género en el hogar y en el trabajo¨.

Fuente: Minuto Uno

“Vas a tener un hermanito”

By | 2018-05-21T13:13:57+00:00 lunes, 21 mayo, 2018|Crianza|

Anunciar a nuestro hijo que va a tener un hermanito no siempre es tarea sencilla y por tal motivo deberíamos tener en cuenta ciertos aspectos.
Por un lado la noticia se la daremos nosotros mismos, no es aconsejable que se entere ni por algún familiar o amiguito. Cuando lo consideremos oportuno, algunas parejas esperan finalizar el primer trimestre, otras ni bien se enteran del embarazo, sin esperar que una cara desbordante de felicidad nos sonría.
Dependiendo de la edad de nuestro hijo puede variar en su actitud. Debemos entender que de ser único hijo, el rey de la casa, dejará ese trono para tener que compartir absolutamente todo con un integrante que nacerá en unos meses y es un total desconocido!

Por eso es importante ayudarlo y acompañarlo en este proceso, de grandes cambios , que es el embarazo de su mamá y la posterior llegada de un hermano.
Hacerlo partícipe del embarazo es un buen puntapié  inicial. Que nos acompañe cuando nos vamos a realizar una eco o cuando vamos a comprar alguna cosa para el bebito.

Los chiquitos no pueden ubicarse temporalmente, y si le hablamos que nacerá en 9 meses no sabrán de que hablamos. Podemos asociar la fecha del nacimiento con algún momento del año como “cuando haga frío” por ejemplo.
Comentar con ellos sobre los amigos, primos o nosotros mismos que tenemos hermanos y charlar sobre lo lindo que es tener hermanos.

Hablarle de cuando él era bebé, contar alguna anécdota o ver fotos juntos. Claro que si él es un bebé aún esto no se podrá compartir ya que es muy pequeño para entender.

Dejarlo tocar tu panza, que la acaricie y le hable al hermanito que está allí.
Poner en palabras la gran capacidad de amor que como mamás o papás podemos tener y que la llegada de un hermano no significa que lo vamos a dejar de querer.
Preguntarle como se siente ante la llegada de un nuevo integrante a la familia.

Es necesario si el chiquito va al jardín o a la escuela, comunicarlo en la institución.
En la medida de lo posible no hacer coincidir al momento del nacimiento con más cambios, tales como dejar pañales, el chupete o el comienzo del jardín de infantes.
No todo debería girar en torno al nuevo integrante, tanto en conversaciones como en comparaciones con el hermano mayor.
Resaltar el lugar importante de hermano mayor, y si es más grandecito pueda ser un buen “ayudante” para alguna cosa fácil y acorde a su edad obviamente, en el cuidado del bebé.

Preparando a nuestro hijo será mucho más fácil la llegada del bebé. De esta manera, ayudándolo con sus miedos y celos será todo más relajado para todos.
Una vez nacido el bebé, no alteremos las rutinas del hijo mayor. Que su vida siga lo más parecida a cuando el hermanito no había nacido.

Indispensable pedir ayuda y si bien los primeros tiempos son de mucho estar con el recién nacido, es muy valioso tener momentos de exclusividad con nuestro hijo mayor sin el bebé. Llevalo vos sola al jardín, compartan un helado  o un rato de juegos en la plaza.

Las mascotas y la llegada del bebé

By | 2018-05-04T12:52:43+00:00 viernes, 4 mayo, 2018|Crianza|

Nadie puede poner en duda lo positivo que es para los chicos la presencia en el hogar de una mascota. Se señala como beneficiosa la presencia de un animal doméstico en casa para la salud y sociabilidad de los chicos.
Sin embargo que pasa cuando tenemos mascota en casa y está por nacer nuestro bebé.
Tendremos que tener alguna consideración en cuenta para que la convivencia sea plena y sin problemas?
Las mascotas y la llegada del bebé
Por un lado las mascotas perciben los cambios. Por eso tengamos presente en no dejarlo a un lado. El perro, por ejemplo, no debe asociar al bebé con algo negativo.
Se aconseja antes del nacimiento, conectarlo con cosas que tenga relación con el bebito, como por ejemplo su futuro cuarto.

Una vez en casa, es normal que la mascota quiera olerlo, se acerque, quiera “investigar”, por este motivo los papás no deben transmitir miedo sino permitir el encuentro, siempre junto al bebé. Es fundamental la presencia de los adultos, nunca se debe dejar solo al bebé con la mascota.

El animal no debe sentir al bebito como competidor, por ese motivo es conveniente seguir con las rutinas habituales y no privarle el acceso a los lugares que estaba acostumbrado.
Una convivencia que se forjará de a poco en la familia que se ha agrandado.

Fuente Infobae

La primera salida con el bebé

By | 2018-03-29T17:22:00+00:00 jueves, 29 marzo, 2018|Crianza|

Cuando somos mamás, especialmente por primera vez, una de las dudas que generalmente tenemos es cuando podemos sacar a pasear al bebé.
Lejos de los que se piensa, puede ser de gran beneficio tanto para la mamá como para el bebé salir a pasear.
PRIMERA SALIDA CON EL BEBÉ
El tema es por un lado como está el bebé, si está saludable y de buen peso, por ejemplo, Por otro lado no es lo mismo si el bebito nació en enero que en julio.
Si hace mucho frío es preferible que en las primeras semanas esté en casa y solo salga para la consulta de control con su pediatra.

Tenemos que elegir horarios convenientes par del bebé. No salir en pleno mediodía a no ser que sea invierno.

A los bebitos no se les puede poner protector solar por ese motivo en los primeros meses no se los puede exponer directamente a los rayos del sol.
Es preferible llevamos a lugares abiertos y no demasiados concurridos. Evitar sitios cerrados como shoppings, supermercados etc.
Vestirlos adecuadamente ni muy abrigados ni desabrigados.

El tiempo del paseo no debe ser demasiado largo. Un tiempo corto pero que ayude a relajar y disfrutar junto al bebé de esta nueva etapa.

Licencia por paternidad

By | 2018-03-12T13:42:58+00:00 lunes, 19 marzo, 2018|Crianza|

Se ha anunciado que se lanzará un proyecto de ley para ampliar los días por licencia de paternidad.
Se estima que subiría a 15 días.

Un tema no menor, ya que en la actualidad los papás de Argentina cuentan con solamente 2 días de licencia.
Un primer paso importante pero en el que los cambios y ayudas para los nuevos padres deben ser contemplados.
Licencia por Paternidad

La actual ley tampoco contempla diferencia en casos de partos múltiples y no cubre casos de adopción.
Si comparamos con otros países nuestra realidad es realmente sombría con la mayoría de los países del mundo.
Desde España que a partir de este año los padres gozan de 4 semanas de licencia. Noruega, otorga hasta 112 días de licencia, en tanto Islandia y Eslovenia dan 90 días de licencia a los padres.
Países líderes en beneficios para los padres como las madres (no nos olvidemos que las mamás en nuestro país tenemos solamente 90 días de licencia) como Suecia y Croacia tienen los permisos de maternidad más largos, con 480 días, a repartir obligatoriamente entre la madre y el padre.

Campaña UNICEF “Trato Bien”

By | 2018-03-12T13:21:23+00:00 lunes, 12 marzo, 2018|Crianza|

Hace unas semanas UNICEF lanzó la campaña “Trato Bien” en Uruguay.

El objetivo es que todos reflexionemos sobre la violencia que muchas veces, sin darnos cuenta, ejercemos con nuestros hijos.
Situaciones de enojo que llevan a contestaciones fueras de lugar, actos que pueden parecer insignificantes pero no dejan de tener una carga de autoritarismo.
Hay una falta de conocimiento, muchas veces, de métodos educativos no violentos.
Muchas veces repetimos inconscientemente actitudes que padecíamos de pequeños nosotros y lo transmitimos a nuestros hijos. En algunos casos siendo para nada constructivos ni positivos.
Esto no quiere decir no poner limites ni permitir que los chicos hagan todo lo que quieran, el tema es como enseñarles, como transmitirles un no, no se puede, no te dejo.
Tampoco hay que rezongarlos todo el tiempo y decirles no a todo.
Una crianza violenta afecta a la autoestima del niño. En oposición un si enorme a una crianza amorosa y cercana.
Compartimos un breve y hermoso spot que con el objetivo de la difusión de esta campaña ha sido realizado.

Uso obligatorio de las sillas de seguridad.

By | 2018-01-22T13:07:15+00:00 viernes, 19 enero, 2018|Crianza|

En estos días se publicó en el Boletín Oficial la Nueva Ley de Nacional de Tránsito.
Se ha procedido a reemplazar, actualizar y reglamentar varios artículos de la ley 24.449.
Uso obligatorio de las sillas de seguridad.

La misma señala el uso obligatorio en todo el país, del uso de sillas de seguridad para los menores de 10 años. Con la modificación de la ley, los chicos deben viajar con el sistema de retención de seguridad infantil homologado al efecto, en relación a su peso y tamaño.
El número de cinturones de seguridad y de apoyacabezas que hay en el auto determina la cantidad de personas que pueden viajar en el mismo.

Importantísimo es asesorarse y comprar la silla más conveniente para el bebé o el niño. No menos importante es saber colocar la misma correctamente en el auto.

En este link podés acceder a ver las butacas según edad y peso más conveniente para tu hijo http://www.maternelleonline.com.ar/shop/categorias.php?categoriaselec=14&nivel=

En nuestro Espacio recibirás el asesoramiento necesario para comprar lo más acorde a la necesidad de tu familia.