Blog

/Blog
Blog 2017-08-18T17:01:20+00:00

Lactancia en múltiples.

Todos sabemos de la importancia de la lactancia materna, los beneficios que la misma conlleva tanto para la madre como para el bebé.

Muchas veces a pesar de conocer la importancia de poder amamantar al bebé, no son pocas las mamás que dejan de dar la teta por razones de lo más variadas, como por ejemplo la vuelta al trabajo.
Consultar a tiempo con una especialista en lactancia puede ser una gran solución para afrontar y saber resolver algunas dificultades con las que nos podemos topar.
Ahora qué pasa si en vez de un bebé son dos a los que tenemos que amamantar. Que sucede si tuvimos más de un hijo…mellizos o gemelos, trillizos… Podremos amamantarlos? Tendremos leche suficiente?

Sí, se puede amamantar más de un bebé. Seguramente necesitamos estar muy organizadas, tener bastante ayuda con repecto a la casa, resto de la familia y más si tenemos más hijos.
La lactancia lleva su tiempo, debemos estar relajadas cuando ponemos nuestros bebés al pecho, descansar, alimentarnos bien y tranquilas, comer sano y no cualquier cosa, beber abundante liquido y poder disfrutar del momento de encuentro con nuestros hijos mientras le damos la teta.

Maternelle Lactancia Multiples

Vamos a tener leche, ya que a mayor succión mayor producción. Sí, como dijimos con anterioridad requiere más tiempo.

Al comienzo generalmente se amamanta un bebé por vez. Con toda la intimidad que este momento requiere y repetando los tiempos que cada bebé va a tener.
A medida que pasan los días, si tenés mellizos o gemelos, podrás amamantarlos a la vez, cada uno prendido a un pecho.

La ayuda de Almohadones de Lactancia (ver en nuestro shop) serán de gran ayuda para estar cómodas y que nuestros bebés puedan alimentarse bien.

Poder amamantar a tu hijo es especial para la vinculación con él y lo provechoso que es a favor de la salud de ambos.
Hasta también resulta mucho más económico ya que no implica gasto alguno.

En el caso de múltiples será diferente, pero puede ser. No dejes de intentarlo.

viernes, 17 agosto, 2018|Categories: Alimentación, Lactancia|

Llanto del bebé

Una de las cosas que puede preocupar más a la mamá reciente es si sabrá darse cuenta del porqué llora su bebé.

El llanto del bebé puede por momentos desbordarnos y no está mal que esto nos suceda. El tema es saber como manejarnos con una situación, totalmente natural y esperable, que es que nuestro bebé llore. Saber decodificar su llanto va a ser un aprendizaje que solamente el tiempo y la conexión con el bebé serán grandes aliados para lograrlo.

Es importante confiar en nuestro sentido común, nuestra intuición y el amor que nos une a nuestro niñito. También no sentirnos mal porque podemos sentirnos abrumadas ante el bebé que llora y no sabemos como calmarlo. En esos casos, tratá de pedir ayuda, a veces pasar el relevo de la situación aunque sea por un ratito, relaja y podemos volver a nuestro eje.

El llanto del bebé

Cúales serán las causas por las que un bebé llora?

Generalmente lo primero que solemos pensar es si tiene hambre. Entonces empecemos por ahí. Si no es hambre lo que tiene el bebé, controlemos su pañal, ya que en general los bebés lloran cuando ensucian su pañal, veamos si está cómodo con su ropita, quizás tenga calor o frío, tendrá algún dolor en su pancita?, si es así hacele masajes y movimientos suaves como si estuviera pedaleando una bici. Otro motivo de llanto pueda ser que quiera que lo aupes, entonces vamos por los brazos..,puede tener sueño y por eso llora, si nada de esto dá resultado no está de más tomarle la temperatura, quizás el llanto tenga relación por sentirse caído y con dolor.

Aupalo, cantale despacito, mecelo y contenelo.Una buena idea es sacarlo a dar un pequeño paseo, aunque sea un para de cuadras cercanas a la casa.

En un ambiente tranquilo y sereno es mucho más fácil que nuestro bebito se calme.

Si el llanto es muy intenso, nada lo calma llevando buen rato llorando nada mejor que consultar con el pediatra.

viernes, 10 agosto, 2018|Categories: Crianza, Maternidad|

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2018

Bajo el lema: “Fundamento de Vida” se lanza el próximo miércoles 1 de agosto la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

La elección del lema de este año es una manera de resaltar que las ventajas de recibir leche materna sirve para toda la vida.
Durante 1 semana diferentes actividades de información y promoción acerca de la importancia vital del amamantamiento.

Unicef apoya fervientemente esta campaña considerando que no hay ninguna otra intervención en la salud que tenga un beneficio tan grande tanto para la madre como para el bebé. Por otro lado hay la leche materna es la primera inmunización para el bebé.

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Si el bebé desde su primer día de vida es amamantado, se reduce la mortalidad del recién nacido en un 45%
Para las madres también es beneficioso, ya que tienen menos posibilidades de contraer cancer de mama, de ovario, se recuperan más rápidamente del parto y vuelven a su peso anterior más rápidamente.

En este link podés acceder a toda la información acerca de las actividades que se llevarán a cabo en los hospitales de CABA:
Actividades en Hospitales

martes, 31 julio, 2018|Categories: Lactancia, Maternidad|Tags: , , , , |

Antojos durante el embarazo

Tenés antojos ahora que estás embarazada? Adivino la respuesta..seguro sí.

Tal vez porque yo los tuve durante mis embarazos, recuerdo los que tuvo mi madre y también amigas mias.

Mi lista pasa desde ciruelas (todavía me encantan), torta de ricota, ensaladas de frutas. Siguiendo con la lista, los kiwis y las frutillas ocupan lugares de privilegio.

embaraz

Averiguando el porque de estas situaciones, de querer comer algo con tantas ganas, a cualquier hora, momento y hasta transformándose a un producto altamente requerido cuando quizás antes del embarazo apenas lo comíamos.. No hay grandes respuestas al respecto, si es importante comunicar que las manchas, que son de nacimiento y que hace años, como cuando yo nací, se atribuian a antojos no tiene nada de veraz al respecto. No hay alimento deseado que deje alguna huella en el cuerpo de la dulce criatura recién nacida.

Desde atribuir a cambios hormonales, hasta también hay especialistas que lo atribuyen a falta de algún nutriente.

Por otro lado no nos olvidemos los cambios emocionales que le suceden a todas las mujeres que están esperando un bebé lo que podria tener cierta inferencia asociada a la alimentación, sus ganas de comer, claro si no hay naúseas que no molesten.

Volviendo a la lista de los “deseados en el embarazo”, debe haber ciertas combinaciones alimenticias muy tentadoras, para comer o para realmente ni imaginarlo. Te proponemos que éste sea tu espacio para que compartas tu anécdota acerca de tus antojos.

viernes, 20 julio, 2018|Categories: Crianza|

La crianza es un tema de dos

Hace ya varias semanas una carta, sencilla y sentida carta, de una mamá bloguera estadounidense se hizo viral.
Como poder maternar sin ayuda, estando en pleno siglo XXI todavía hay que pedir auxilio para compartir las tareas de crianza y llevar adelante la vida familiar.
Los roles madre – padre marcados de tal modo que las mujeres madres maravilla abundan, ocupándose de todo y dispuesta siempre para todos.
Conciliar vida laboral y maternidad no es fácil, como tampoco resulta sencillo que los cuidados hacia nuestros hijos recaigan solamente en una espalda, la materna.
Compartimos la carta que podría haber sido escrita por tantas otras mamás.

Querido marido,

Necesito. Más. Ayuda.

Anoche fue difícil para ti. Te pedí que vigilaras al bebé para que me pudiera ir pronto a la cama. El bebé estaba llorando. En realidad, estaba quejándose. Le podía escuchar desde la planta de arriba. Se me hizo un nudo en el estómago solo de escucharle, pensando si debía bajar y aliviarle o cerrar la puerta para conseguir las horas de sueño que necesitaba desesperadamente. Elegí lo segundo.
Tú entraste en la habitación 20 minutos después, con el bebé aún llorando frenéticamente. Pusiste al bebé en la cuna y, con cuidado, empujaste la cuna más cerca de mi lado de la cama, un claro gesto de que habías terminado de vigilarle.
Quise gritarte. Quise empezar una pelea épica en ese mismo momento. Llevaba vigilando al bebé y al niño todo el maldito día. Lo mínimo que podías hacer era cuidarle un par de horas por la tarde para que intentase dormir.
Solo unas pocas horas de valioso sueño. ¿Es tanto pedir?
Sé que los dos hemos visto a nuestros padres seguir los roles clásicos de madre y padre cuando crecimos. Nuestras madres eran las principales cuidadoras y nuestros padres estaban relativamente liberados. Eran padres excelentes, pero no se esperaba que pasaran tiempo cambiando pañales, alimentando y cuidando a los niños. Nuestras madres eran las supermujeres que mantenían la dinámica de la familia. Cocinando, limpiando y criando a los niños. Cualquier ayuda del padre era bienvenida, pero inesperada.
Veo que estamos cayendo en esta dinámica familiar cada día más. Mi responsabilidad de alimentar a la familia, mantener la casa limpia y cuidar a los niños se da por hecha, incluso cuando llego de trabajar. Me culpo de la mayoría. He sentado el precedente de que puedo hacerlo y la verdad es que quiero hacerlo. No te ofendas, pero no estoy segura de que quiera saber qué pinta tendría una semana de cenas hechas por ti.
También veo a mis amigas y otras madres haciéndolo, y haciéndolo muy bien. Sé que tú también lo ves. Si ellas lo consiguen y nuestras madres también, ¿por qué yo no?
No lo sé.
Quizá nuestros amigos están actuando en público y en realidad se pelean. Quizá nuestras madres sufrieron durante años en silencio y ahora, 30 años después, simplemente no recuerdan lo duro que era. O quizás, y esto es algo por lo que me reprendo a mí misma todos los días, no estoy cualificada para este trabajo como las demás. Y por mucho que me rebaje solo pensarlo, voy a decirlo: necesito más ayuda.
Un parte de mí siente que pedirlo es un fracaso. Lo que quiero decir es que sí ayudas. Eres un padre impresionante y haces un trabajo genial con los niños. Y, además, esto me debería salir solo, ¿verdad? Instinto maternal, ¿no?
Pero soy un humano, estoy funcionando con cinco horas de sueño y estoy cansadísima. Te necesito.
Por las mañanas, necesito que prepares al mayor para que yo cuide del bebé, prepare comida para todos y tome una taza de café. Y no, preparar al mayor no significa colocarle delante de la televisión. Significa asegurarse de use el orinal, de que se tome el desayuno, comprobar si quiere agua y preparar su mochila para el colegio.
Por la noche, necesito una hora para despresurizar en la cama sabiendo que el mayor está dormido en su habitación y tú estás cuidando al bebé. Sé que es difícil escuchar al bebé llorando. Créeme, lo sé. Pero si yo puedo vigilar y tranquilizar al bebé la mayor parte del día, tú puedes hacer una o dos horas por la noche. Por favor. Te necesito.
Los fines de semana necesito más descansos, momentos en los que pueda salir de casa por mi cuenta y sentirme como un individuo. Aunque solo sea un paseo por el barrio o ir a hacer la compra. Y algunos días, cuando he organizado clases de natación y quedadas para que los niños jueguen y parece que tengo todo bajo control, necesito que me eches una mano. O proponerme que yo me tumbe mientras ellos se echan la siesta. O empezar a limpiar los platos sin que te lo tenga que pedir. Te necesito.
Últimamente, necesito escuchar que agradeces todo lo que hago. Quiero saber que te das cuenta de que la colada está hecha y una cena deliciosa ha sido preparada. Quiero saber que valoras que dé el pecho a todas horas y que la extraiga mediante bombeo mientras trabajo, cuando sería más fácil para mí darles leche artificial. Espero que te des cuenta de que nunca te pido que te quedes en casa cuando tienes algún partido. Como madre, está asumido que debo estar en casa a todas horas y siempre disponible para cuidar a los niños mientras estás fuera. Y sé que alimento esa idea estando, bueno, pues en casa.
Sé que no es como lo hicieron nuestros padres y odio pedirlo. Ojalá pudiera hacerlo todo y que parezca que no me cuesta ningún esfuerzo. Y ojalá no necesitase reconocimiento por hacer cosas que la mayoría de las personas piensan que debe hacer una madre. Pero estoy mostrando una bandera blanca y admitiendo que soy humana. Te estoy contando cuanto te necesito y si sigo a este ritmo me voy a romper. Y eso te haría daño a ti, a los niños y a nuestra familia.
Porque, afrontémoslo, tú también me necesitas.

Celeste con sus dos hijos

FUENTE: Diario La NACIÓN

viernes, 13 julio, 2018|Categories: Crianza|Tags: , , , |

Permitirse pedir ayuda

Ser mamá no es un camino sin dificultades, a pesar que muchas veces prefiramos negarlo.
Cuando nace el bebé, varios cambios considerables son vividos por la reciente mamá. Desde no tener esa panza adorada que la acompañó durante meses, cambios hormonales y emocionales de la gran responsabilidad de tener un bebito que depende 100% de ella misma, del cambio que eso implica en la vida diaria de la mamá, de no saber ciertas cosas que parecen ”que se deben saber” como poner un pañal, saber porque llora el bebé, limpiar el cordón, alimentarlo.

Permitirse pedir ayuda

Todo de a poco se va aprendiendo, disfrutando, sabiendo. El comienzo es un torbellino que al pasar las semanas se va relajando y serenando.
Pedir ayuda, tener gente cercana que nos dé una mano en cosas puntuales y sencillas como pedirle a la abuela si nos puede cocinar y tener algo rico para comer en la noche, que una amiga nos visite, charlar un rato y hasta aprovechar que está para bañarnos tranquilas, si tenemos más chicos, dejar con alguien de confianza al bebé y organizar algún programa, aunque sea corto, con nuestros otros hijos, y porqué no un café con nuestra pareja en un lugar cercano a casa.
También acercarnos a mamás que estén viviendo una etapa similar a la nuestra puede ser muy rico y contenedor. Compartir experiencias y vivencias en espacios de grupos de postparto coordinados por profesionales idoneos.
Solas, todo no podemos. Si nos sentimos sostenidas, si estamos acompañadas y queridas vamos a poder sostener mucho más a nuestro bebé, que tanto necesita de nosotras.

martes, 3 julio, 2018|Categories: Crianza|Tags: , , , , , , |